Testimonios

Un hombre nos comparte su experiencia...

 

Para comenzar a relatar algo de lo que fue mi experiencia en el acompañar y participar en la bendición de útero, puedo decir que a pesar de que no tenía ni idea en qué consistía, cuando me invitaron me resonó y sentí el llamado de ir, y como no sabía en qué consistía pues llevé algunos de mis instrumentos musicales porque sentía que iba a ser muy bonito, de eso no me cabía la menor duda, lo sentía por completo.

Al llegar me encontré con energías y señales que reafirmaban este sentir, y así fue que inició esta experiencia aquella linda noche, con una pregunta que me rondaba la mente; y era la siguiente: ¿Cómo era mi papel como hombre en una bendición de útero siendo que no tengo uno? Jajaja, así que me abrí a la experiencia de estar atento, sentir y observar.

 

Una vez inició la meditación, recuerdo visualizar aquel árbol sagrado de la vida que representa el primer y segundo chakra en la mujer como gestores de la vida, así que llegó la respuesta a la pregunta que rondaba mi mente y fue la siguiente: Yo no tengo útero pero mi madre sí, mi abuela sí, y mi bisabuela también y sentí un profundo amor inicialmente hacia ellas ya que ellas fueron las que más me han brindado su amor de madres entre otras mujeres en esta vida, puesto que fueron las tres personas principales que se encargaron de mi crianza en mi niñez, y me dije "ellas también viven en mí!". Las llevo en mi ADN y supe que tenía que bendecir esos úteros que tanto habían sido violentados por energías masculinas inconscientes, sin ningún rencor en mí hacia los hombres que las lastimaron por la comprensión que así debía ser el transcurrir de la vida aquí en la tierra, y pensaba en las diferentes formas en las que fueron violentadas olvidando la belleza tan infinita que poseen estas Diosas hechas mujer, y así con actos de tan baja vibración se fue adormeciendo el poder de este espacio divino (Útero) el cual es el mismo que el de la fuente creación y me refiero a ese vacío femenino fértil, receptor de la energía masculina para que una vez llegue allí la información masculina se pueda iniciar el proceso de crear descendencia (la misma flor de la vida expandiéndose e sus vientres!), y comprendí mejor cómo la mujer es esa misma Diosa presente desde el origen mismo de la vida (porque como es arriba es abajo y como es adentro es afuera), con ese bendito útero que es como una totuma o una mochila vacía latente, con ese potencial de crear.

 

Y así iba visualizando ese árbol divino con sus ramas que son los ovarios y raíces bien conectadas con la tierra con frutos de cristal hermoso, como cuarzos bellísimos con los visos arcoíris que caracterizan al cuarzo, y así este árbol se bañaba en luz de luna, una luz de tonalidades que vibran en amor, como más me hizo sentir el color durazno. De esta manera empecé a enviar esa energía de gratitud hacia ellas y hacia todo mi linaje femenino, luego hacia toda la humanidad y así fue que comencé a sentir una vez más que lo que hacíamos en ese momento iba a tener grandes repercusiones en el universo y más aún en la humanidad, es decir sentí que bendecíamos no solo a una mujer sino a toda la energía femenina que también es Dios, no solo energía masculina como nos han inculcado algunas religiones.

 

Posteriormente en la meditación dirigida a los hombres sentí que me encontraba frente a frente a esa energía y simplemente me rendía a sus pies, ya que era tal su belleza que me resulta difícil describirla con palabras, puesto que en ella vi varias facetas en su divinidad, ya que vi su niñez, su pureza e inocencia, su faceta de madres, su faceta de abuela, su faceta de esposa o compañera sexual y así se iban manifestando diferentes rostros de mujeres presentes en mi vida según la faceta que visualizaba, era tan bella, bueno lo es pero me refiero a esa pintura a ese ensueño que transcurría en mi interior. Sentía como me acogía en su amor incondicional, a pesar de mis errores, de mis defectos, ella no me juzgaba para nada solo sentía su gran amor de madre cósmica hacia mí, en sus ojos había tanta dulzura que en ese momento ya no tenía un rostro identificable sino era esa energía del amor que ocupa el todo.

 

Momentos después las mujeres que lideraban aquella experiencia se dispusieron a compartir lo que para mí es un soplo de vida, y cuando una de ellas se acercó a mí y tomo mis manos sentí que sus manos vibraban en una frecuencia muy elevada, y de repente fue materializar todo lo que había visualizado, y así fue que sentí a la Diosa presente en esa bella mujer brindándome un soplo de vida en mis manos, para recordarme que soy y que somos seres infinitamente amados por esa energía de la fuente de la creación, finalmente me ató un hilo en mis manos el cual sentí que a pesar de su simpleza estaba íntimamente conectado con la luna y su acogedora luz plateada.

Adicionalmente las danzas me hicieron ver esa misma energía divina en los ojos de las mujeres con las que me iba cruzando, a tal punto que era casi inevitable sonreír. Y así sentí como se está despertando la Diosa en cada mujer en estos tiempos aquí en la tierra.

 

Att: Dios Hecho Hombre

.: BIENVENIDAS Y BIENVENIDOS :.

  • YouTube
  • Icono social Instagram
  • w-facebook

PRÓXIMOS EVENTOS

MEDITACIÓN MUNDIAL

DE ÚTERO EN COLOMBIA 2019

     19 de Febrero

 18 de Mayo

    15 de Agosto

      13 de Octubre

          12 de Diciembre

© 2019  Moon Mother Colombia